cábala.jpg

Árbol de la Vida

El nombre y el tiempo de un individuo contienen toda la información que lo describe.

El Árbol de la Vida o Árbol Sefirótico es un estudio que determina el mapa de tendencias que traemos al nacer, y las predisposiciones a adquirir nuevas tendencias por el influjo del medio en que nos desenvolvemos. Estos condicionamientos son los que encadenan al individuo, convirtiendo su propia existencia en un pequeño laberinto el cual se transita por simple hábito ante la incapacidad de encontrar la salida (la comprensión de lo que se Es).

 

El enfoque en el estudio del Árbol de la Vida no parte de un conocimiento teórico de la Cábala, simplemente se utiliza su geometría sagrada (mándala del árbol), para interpretar el arquetipo personal de cada individuo desde un conocimiento práctico, aplicable y vivencial.

 

La particular belleza del Árbol de la Vida radica en su construcción manual, comúnmente conocido como "levantar el Árbol". Partiendo de la fecha de nacimiento y el nombre completo de la persona, se realizan cálculos a través de determinadas tablas de numericas, que posteriormente se transformarán en elementos geográficos formando 22 senderos energéticos personales, cada uno con una característica especial las cuales llegan a determinar en el individuo, según análisis e interpretación, las habilidades, los miedos, los retos, los propósitos, el destino, entre otras energías.

Un único y hermoso Mapa del Alma que se eleva desde las raíces hasta los frutos, con el fin de comprender nuestra esencia natural sin condicionamientos previos. Comprender el por qué, determinadas experiencias se repiten sistemáticamente una y otra vez, golpeando en la misma herida sin sentido aparente y generando sufrimiento.

El Árbol de la Vida aparte de interesante, original y revelador es una herramienta muy práctica cultivar el conocimiento propio y las comprensiones estables, bases que permitirán desarrollar la absoluta aceptación total ante lo inevitable.

  

"Todo ocultamiento tiene como destino la revelación."

Moshé Jaim Luzzatto